Fotografia tomada de archivo

Entre las calles empinadas del Pueblito Paisa estuvo pasando a toda máquina el carro de la familia Arias y sus amigos.

El  seis de septiembre la familia Arias  y Amigos se midieron a la primera carrera de carritos de balineras en el país, que se produjo en la ciudad de Medellín, Oscar, Andrés, José  y Juan diego conformaron uno de los cincuenta y tres equipos protagonistas, que participaron con su carro sin motor a la RedBull Balineras Race que inicio por primera vez sobre ruedas en el pueblito paisa de la ciudad de la eterna primavera.

Oscar Arias fue el hombre de la idea y él cual motivo a su hermano Andrés para empezar a conformar el equipo creativo y participar en la primera carrera de carros sin motor, que se dio en la ciudad de Medellín. "hace un mes y medio montaron el grupo por facebook para inscribirse y participar en la RedBull Balineras Race y comenzar a diseñar el carro y montarlo en la pagina con las medidas  e instrucciones que exigía el evento" dijo Andrés Arias, administrador de empresas y uno de los creadores del carro.

El punto de partida comenzó en una calle muy empinada del famoso pueblito paisa;

Un circuito de novecientos metros que conformaba de curvas muy cerradas y ramplas para exigir la resistencia de los carros. "el carro bajo muy bien, un poco lento por que se alcanzo a dañar una de las llantas y se freno, pero fue un circuito muy exigente, con mucha curva, más los obstáculos que había colocado la organización. Por motivos de seguridad bajaban uno por uno y así ellos pudieron dar calificación observando la velocidad, resistencia y diseño del carro", afirmo José Guio, piloto del carro sin motor.

La organización de RedBull Balineras Race fue muy eficiente con la coordinación del evento y la seguridad de los participantes, que se esforzaron por montar su modelo con las especificaciones que ellos reglamentaron, siendo estrictos desde el comienzo de la convocatoria. "se tomo un mes trabajando los fines de semana y entre semana lo hacíamos de siete a ocho de la noche, para elaborar la carcasa y cubrirla, aproximadamente se gasto ochocientos mil pesos entre materiales y viajes", dijo Oscar Arias, capitán del equipo de trabajo y creador del diseño.

El equipo bogotano no fue uno de los favoritos del jurado, pero tuvo la satisfacción de divertirse  y cumplir los exigentes objetivos de la carrera de balineras.

En el próximo festival de carritos de balineras Oscar, Andrés, Sergio y Juan están preparando un mejor diseño que lo harán correr a un más para participar el próximo año.

Video tomado de Youtube